El Oboe

Instrumento de viento madera.

 

El oboe es un instrumento de viento-madera que se desarrolló en Francia en el siglo XVII y su nombre proviene del francés hautbois, que significa madera alta y es el nombre de la dulzaina, un caramillo de lengüeta doble que se utilizaba en la música popular.

El oboe se constituye en forma de tubo cónico y está provisto de doble lengüeta de caña, situada en la embocadura del instrumento. Las lengüetas vibran entrechocándose periódicamente y causando así las vibraciones en la columna de aire dentro del tubo.

El oboe cuenta con un complejo mecanismo de llaves que le permiten, al igual que la flauta o el clarinete, interpretar pasajes de gran dificultad técnica como solista.

Suele asumir la voz de soprano o mezzo en la familia de las maderas, con unos timbres bastante homogéneos y un timbre algo nasal, que puede recordar al de una gaita. Es dulce, expresivo, ágil y de sonoridad noble y bella y muchas veces recuerda a la voz femenina. Los sonidos graves son algo rudos, siendo los medios los más bellos. Dentro de la orquesta, se sitúa a la izquierda del Director, después de las flautas, en la primera línea de las maderas, justo detrás de los arcos.

Importantes compositores de todas las épocas han escrito obras completas o solos para este instrumento. Así, en la época del Barroco, compusieron conciertos para oboe Alessandro Marcelo (1684-1750), Johann Sebastian Bach (Aria del tenor en la Pasión según San Mateo), Antonio Vivaldi (1678-1741), Haendel (conciertos para oboe, dos sonatas para oboe) y Tommaso Albinoni.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *